Los RETARDANTES DE LARGO PLAZO son una de las herramientas más eficaces en la extinción de incendios forestales, pudiendo ser aplicados por medios aéreos o terrestres.